Personas invidentes

Las personas que no pueden percibir imágenes con la vista tienen serias dificultades para disfrutar de la experiencia artística visual. En algunos casos, cuando la ceguera se produce al cabo de algunos años de vida normal, la mente de estos invidente puede reconstruir lo que ya no perciben a partir de las imágenes del pasado. Sin embargo, muchos invidentes lo son de nacimiento, por lo cual carecen de referencias visuales previas sobre las que construir sus imágenes mentales.

 

Por tal motivo, el trabajo del Consorcio MUSACCES a beneficio del colectivo invidente se centra en la multisensorialidad artística. La percepción visual puede ser sustituida con la participación activa de la experiencia artística mediante los sentidos del tacto (tocando representaciones volumétricas de obras de arte y leyendo textos escritos en braille), del oído (escuchando pasajes de melodías o sonidos de instrumentos musicales), del gusto (experimentando sabores relacionados con las obras pictóricas) y del olfato (oliendo  aromas que evoquen lo plasmado en los cuadros). Experimentar las obras de arte mediante otros sentidos diferentes a la visión permite a los invidentes disfrutar de experiencias estéticas equivalentes a las de las personas sin problemas de visión, y les facilita el acceso al patrimonio artístico desde una museología integradora.

 

Prado

Logo de Musacces

Museología, accesibilidad e integración social

Logo de Musacces